El amo de este perro murió, pero lo que hizo los 9 años siguientes te dejará sin habla


Las personas afirman que el perro es el mejor amigo del hombre y muchas son las historias que se confirman. Estos hermosos animales son muy fieles al hombre, muestran su cariño a diario, todas las personas que lo tienen como mascota pueden dar fe de lo feliz que ellos se muestran cuando llegan a casa, después de un día duro de trabajo o cuando han tenido muchos días de no verlos.
Es una muestra tangible de la emoción que siente al ver a sus amos, pero nos preguntamos ¿Si los dueños no regresan a casa que pasa con ellos? Se ha comprobado científicamente, que los perrospueden morir de tristeza por la ausencia de sus dueños, debido a que los perros sienten un cariño similar al de los seres humanos. Si tienes dudas de que esto es así, continua leyendo este articulo y lo conocerás.

Un perro llamado Capitán, en la provincia de Córdoba, Argentina, para el año 2007 perdió a Miguel su dueño, quienes eran una sola persona. Pasaron muchos años juntos compartiendo casi todo, Miguel murió y Capitán quedo devastado por su muerte.


Un día el perro comenzó a caminar en dirección al cementerio, suponemos que para encontrar la tumba donde se encontraba enterrado Miguel su dueño, lo curioso es que Capitán todos los días a eso de las seis de la tarde, se iba a la tumba donde fue enterrado Miguel y se quedaba allí por un tiempo largo.

Lo sorprendente es que las personas que están a cargo de Capitán, afirman que el perro nunca había sido llevado a la tumba de Miguel, por lo que no se explican cómo pudo tener la capacidad de reconocer la tumba donde reposan los restos de su amo, por sí solo, asi mismo hizo una rutina de visitas diarias durante 9 años.


Esta historia, se hizo famosa en la región y comenzaron a llegar periodistas de todo el mundo, que deseaban conocer la verdadera historia de Capitán. Un programa llamado 30 millones de amigos, transmitido en Francia, viajo a Córdoba para relatar esta bella historia.

Este evento nos hace recordar a un profesor norteamericano que tenía a Hachiko, un perro que lo acompañaba todos los días a tomar el tren. En uno de esos días el amo no regreso jamás y Hachiko, continuaba yendo a la estación de tren para encontrarlo.

Estas historias dan evidencia que el amor que sienten los perros por sus dueños. Comparte esta bella historia en tus redes sociales.
Fuente


¡Síguenos en Facebook!
loading...

0 comentarios: